2007-02-07

O futuro de Deus numa sociedade laica

Hablar de Dios es hablar del sentido de la vida, dado que a todos lo que realmente nos interesa de Dios está en relación con las preguntas que todos nos hacemos: ¿cómo ser felices, qué es el bien y el mal en cada uno de nosotros, cómo tenemos que aprovechar el tiempo que nos quede de vida?… Todo esto de una forma u otra son preguntas que tenemos todos los seres humanos y que todos nos hacemos. Son preguntas que nos marcan como personas. Y a las que deseamos una contestación cuando nos acercamos a Dios....

...Estamos en el final del cristianismo sociológico. Todos sentimos la sensación de no estar en una sociedad más tranquila y más segura, en la que vivir la identidad cristiana ni está menos cargada de conflictos. Cuanto más años tenemos, más difícil se nos pone, porque nuestra capacidad de adaptación va disminuyendo. Y que por tanto para los ancianos cualquier cambio, por el hecho de ser cambio, es malo. Todo cambio, queramos o no, nos desestabiliza. Todo cambio nos provoca y nos exige una adaptación, y nuestras posibilidades de adaptación a nuevas circunstancias conforme nos vamos haciendo mayores van disminuyendo. Por tanto lo primero es asumir que estamos en el final del cristianismo sociológico .No hay vuelta atrás. Si los obispos siguen soñando en que después de las crisis de vocaciones sacerdotales y religiosa va a haber una gran afluencia de jóvenes que llenen los seminarios como ocurrió después de la guerra civil, están equivocados. Si ellos piensan que la sociedad va a volver a ser una sociedad cristiana en la que el papel de la Iglesia va a volver a tiempos pasados, están equivocados. Hemos acabado con ese tipo de cristianismo...

José António Estrada

2 comentários:

  1. O desejo de hegemonia é um daqueles sonhos perigosos...

    ResponderEliminar
  2. Pedro,

    o texto do teólogo José António Estrada, é uma reflexão direccionada para os crentes, e, dentro desse universo, para os fiéis da igreja católica. Não tive ainda tempo de o ler, na sua totalidade. Mas do que já li, responde a algumas das minhas inqueitações e perpectivas em relação à Igreja Católica. Não quer dizer que ela caminhe nesse sentido único. A pluralidade é sempre mais rica do que qualquer hegemonia, a Igreja que desejo é uma Igreja onde todos se sintam em casa. Gosto muito da ideia de que da Igreja de Cristo só Ele conhece as fronteiras e limites. Isto é completamente diverso de qualquer hegemonia.

    Tu, como não crente, lês a vida e Deus e a Igreja à tua maneira. Mas espero que em abertura sempre.

    ResponderEliminar