2009-02-02

mulheres do jardim: Simone Weil



Simone Weil nasceu a 3 de fevereiro de 1909. Completam-se amanhã cem anos do seu nascimento.

Simone Weil é uma das figuras marcantes do século XX. Viveu de modo muito intenso, um misticismo arrebatador e um compromisso social levado até às ùltimas consequências. Produziu ainda uma riquíssima e original obra teórica.
Retirado de um artigo do Atrio:

En vida, el para muchos extravagante comportamiento de Simone eclipsó la profundidad de su obra. Y, sin embargo, en ella vida y obra van inseparablemente unidas porque su voluntad fue siempre la de pensar las circunstancias históricas y asumir los compromisos que éstas exigiesen; pensar, sobre todo, la desgracia, el gran enigma de la vida humana, para conocerla a fondo y poder transformarla. Todo en Simone Weil responde a esta apasionada necesidad de comprender el dolor del mundo participando en él. En este singular compromiso, su trayectoria irá tomando progresivamente tintes menos revolucionarios y más espirituales, en un camino que la llevará desde el estudio de los mecanismos de la opresión social y la participación activa en las luchas sindicales, hasta el encuentro con el cristianismo y el empeño en vivir la compasión hasta extremos difíciles de comprender. Nadie ha acordado de manera más heroica su vida con sus ideas, dice su principal biógrafa, Simone Pétrement. La filósofa morirá durante la Segunda Guerra Mundial, en su exilio londinense, a los 34 años.

Simone Weil mezcla de lucidez y alucinación, es decir, claridad, clarividencia, despejo, y a la vez deslumbramiento, desvarío: luz extraña y extrema, que ahonda y vuelve transparente y a la par saca de órbita y hace que te desvíes, que aclara y ofusca, despeja y apelmaza, radicaliza y a la vez te adhiere a las cosas a las que carga de realidad —“Es bien aquello que da más realidad a los seres y a las cosas, y mal, aquello que se la quita”, dice en sus Cuadernos y en esa antología que es La gravedad y la gracia.

Weil escribe: Dios, al crear el mundo, se retiró de él para venir solo como un mendigo, necesitado y sin fuerza. Pensar a Dios es, pues, pensar su ausencia, su silencio. En este mundo, Dios calla, o lo que es lo mismo, allí donde reina la necesidad, al bien le está como prohibido reinar directamente. Sin embargo, Dios no deja de llamar a los hombres, y un rayo de su luz llega a traspasar a veces la opacidad del mundo tocando a aquel que vacía su yo, que consiente y espera. Esta gracia de Dios no puede evitar la subordinación aplastante del mundo a la necesidad, a la gravedad y a la fuerza; pero puede hacer que el alma no ceje de amar.

2 comentários:

  1. Conheço nada da obra dela. Vi hoje uma extensa biografia e fiquei com vontade de saber mais, mas não sei onde encontrar. Quem lutou na guerra civil de Espanha, se empregou na Renault para saber como era a vida de operário e ainda teve tempo para escrever, tudo em apenas 34 anos de vida, merece todo o meu respeito.

    Beijos

    ResponderEliminar
  2. Na Assírio e Alvim têm livros dela.

    A Simone Weil é uma figura humana enorme. Eu apenas consigo apanhar algumas centelhas. É dos seres humanos que nascem muito poucos. Viver com a intensidade e profundidade que ela viveu está vedado à maior parte de nós.

    Um acontecimento que a marcou fortemente, a nível religioso, foi uma procissão na Póvoa do Varzim. Ela era de uma família, e ela própria, agnóstica. Nunca se chegou a baptizar. Dizia que Deus a queria "fora" da Igreja.

    beijos

    ResponderEliminar