2011-10-11

Amor
 
Mi manera de amarte es sencilla:
te aprieto a mí
como si hubiera un poco de justicia en mi corazón
y yo te la pudiese dar con el cuerpo.
 
Cuando revuelvo tus cabellos
algo hermoso se forma entre mis manos.
 
Y casi no sé más. Yo sólo aspiro
a estar contigo en paz y a estar en paz
con un deber desconocido
que a veces pesa también en mi corazón.
 
 
 
Antonio Gamoneda

Sem comentários:

Enviar um comentário